Una elección de amor

Una elección de amor

Hace unos días un profesor de la universidad predicó, y contó una historia muy interesante. Dijo que una maestra le pidió a una alumna de kínder que le mostrase que era el amor. En su pureza e Inocencia la niña le dio un beso en la mejilla. La maestra aun insatisfecha de la respuesta le dijo que eso no era amor; al ver que no era suficiente la niña comenzó a recoger el desorden de la sala y luego volvió y le dijo que hacer la limpieza gratis era una muestra de amor…

Todos amamos, pero el concepto es muy difícil de definir sin usar la frase salvadora “Dios es amor”. Esa es muy típica, y la gente la usa porque definir amor es muy complicado. Ahora, suponiendo que supiéramos la definición correcta y justa… ¿Cómo demostrar que amas a alguien? Este es otro problema, ya que nuestras vidas llenas de egoísmo muchas veces no nos dejan distinguir entre el amor propio y un amor desinteresado y puro hacia los demás. Una buena idea, creo, seria simplemente dar al ser amado lo que quiere o necesita, o algo mejor. Aquí también hay que tener cuidado, porque si amo a alguien, por ejemplo, no puedo simplemente darle todo lo que quiere, porque podría estar eligiendo mal. Ahora, dar le a ese alguien lo que necesita parece ser un poco más acertado; como hay  gente que necesita de alimento, el suplir sus necesidades da sentido y gozo tanto al receptor como al emisor. Sentido, porque dar te hace útil o relevante para otro ser humano, por ejemplo.

Esta declaración nos lleva directo a la boca de un acantilado, porque todo se complica cuando metemos a Dios en este problema matemático. ¿Que necesita Dios?

Bueno mi amigo/amiga, te tengo malas noticias. Dios vive para siempre y por siempre y todo lo que existe le pertenece por derecho de autor, incluso tú mismo. Él nos sostiene y guarda a cada minuto, cada átomo. Pero no te confundas. Esto que voy a decir puede malinterpretarse de muchas maneras, pero si seguimos fielmente la idea, nos damos cuenta que Dios NO nos necesita.

Ahora si tratamos de demostrar amor como esta pequeña de la historia, pero todo cuanto existe le pertenece, ¿que sacamos con amarlo? ¿Cómo podríamos demostrar amor a alguien tan grande? ¿Cuantos besos en la mejilla serían suficientes? ¿O cuantos papeles tendríamos que recoger?

Hoy en día vivimos en una sociedad que se enfoca cada vez más en el yo. Se nota cuando oramos, se nota cuando planeamos nuestras vidas, se nota en nuestro trato con otros, y se nos pasa que somos de Dios, y que él nos hizo para ayudar a otros y glorificar su nombre. El hizo todo con un propósito. ¿Para qué te hizo a ti? Creo que la respuesta está en la biblia…

“Porque ninguno de nosotros vive para sí, y ninguno muere para sí.
Pues si vivimos, para el Señor vivimos; y si morimos, para el Señor morimos. Así pues, sea que vivamos, o que muramos, del Señor somos.” Romanos 14: 7 y 8.

Dios quiere que lo ELIJAMOS y  amemos, y más que eso,  quiere poder morar en ti, contigo.

“Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. ” San Juan 14: 23.

A mi parecer, una buena decisión, seria simplemente dejarse llevar por su amor. Si él es santo, ser un poco más como él. Si en esta tierra él fue bondadoso, intentarlo también en honor de su nombre. Lo que Dios siempre ha querido para tu vida es poder formar tu carácter para que se parezca más y más al de Cristo. Él quiere caminar contigo como con Enoc y así poder estar por siempre en armonía juntos. El quiere restituirte todas las maravillas que te pertenecen, ahora por medio del sacrificio de Cristo Jesús, por derecho.

¿Entonces donde entramos en la ecuación? Dios no necesita nada, pero te hizo por amor. Para que sintieras amor y para que dieras amor. ¡Si… amor, amor, amor por todos lados!

“Respondió Jesús y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos morada con él. ” San Juan 14: 23.

¿Sabes? Amar… es más de más beneficio para el que ama que para el amado. Cuando amamos, pensamos más en otros, cuando amamos Dios ama a través de nosotros. ¡El día de hoy… Ama! Siempre se puede mejorar, esfuérzate un poco y podrás ver a Dios en tu vida. ¡Yo ya puedo, y no quiero parar! Porque… estar bajo sus alas de amor, es el mejor lugar en el que se puede estar…

AUTOR__ORLANDO ORELLANA

A %d blogueros les gusta esto: