Select Page

Dinámica de Grupo: La mujer y el puente

Dinámica de Grupo: La mujer y el puente

Dinámica de Grupo: La mujer y el puente

La siguiente Dinámica de Grupo, que lleva por título “La mujer y el puente” nos servirá como introducción a un tema muchas veces dificil de entender, todos somos diferentes.

“Cada ser humano, creado a la imagen de Dios, está dotado de una facultad semejante a la del Creador: la individualidad, la facultad de pensar y hacer. Los hombres en quienes se desarrolla esta facultad son los que llevan responsabilidades, los que dirigen empresas, los que influyen sobre el carácter.—La Educación, 17 (1903).”

La mujer y el puente


Una mujer, cansada y sintiéndose desatendida por la cantidad de horas que trabaja su marido -el cuál estaría varios días fuera en un viaje de negocios- se deja seducir en la casa de otro hombre, al otro lado del río del pequeño pueblo donde vive.

Durante la noche, el marido llama a la mujer al móvil para avisar de que se suspendió el trabajo y está volviendo a casa, por lo que la mujer decide irse de la casa de su amante para volver a tiempo a su hogar sin que el marido le descubra.

Sin embargo, al intentar cruzar por el puente, se encuentra con un loco con un cuchillo que amenaza con matarla si intenta cruzar. La mujer asustada, retrocede, sabiendo que la única forma de llegar a su casa es cruzar ese río.

Un poco más abajo, en la orilla encuentra a un barquero, que le ofrece ayudarla a cruzar a la otra orilla si le paga cierta cantidad de dinero. La mujer acepta, pero en ese momento no lleva dinero encima, por lo que el barquero se niega a llevarla si no le paga antes de cruzar el río.

La mujer recuerda que cerca de allí vive un amigo suyo, al cuál no ve desde hace mucho tiempo. Su amigo le responde que desde siempre estuvo enamorado de ella y nunca le había hecho el menor caso hasta ahora. Muy afectado y decepcionado, se niega a darle el dinero.

La mujer vuelve entonces a casa de su amante para pedirle dinero para pagar al barquero, pero el amante no le abre la puerta, temiendo que su marido la haya descubierto.

La mujer, desesperada porque se le acababa el tiempo, decide cruzar el río por el puente, y el loco cumpliendo su advertencia, la mata.

Tras leer esta trágica historia, toca responder  lo siguiente… De los personajes del relato (mujer, marido, amante, barquero, amigo y loco), si tuvieras que ordenarlos obligatoriamente, ¿cómo ordenarías del 1 al 6 (1 más culpable) los responsables de la muerte de la mujer y por qué motivo?

Para realizar esta dinámica, la idea es dividir el grupo, en gruposde 4 a 5 personas, dependiendo de la cantidad total de participantes, la idea es tener al menos 3 grupos de trabajo, donde discutiran quien de los personajes fue el más culpable y por qué. Una vez terminado, muy probablemente los resultados de cada equipo serán distintos, por diversos motivos, ya sea por experiencias de vida, creencias, etc. La idea es señalar que todos somos distintos, no podemos juzgar a nuestro projimo, y en el ambito de la misión, debemos ser tal como Pablo lo expresó 1 Corintios 9:20-22 “…a todos me he hecho de todo, para que de todos modos salve a algunos“.

A continuación una serie de citas del Espíritu de profecía al respecto:

Cada cual tiene su propia individualidad

El evangelio trata con individuos. Cada ser humano tiene un alma que salvar o perder. Cada cual tiene una individualidad separada y diferente de todas las demás. Cada cual debe convencerse por sí mismo, convertirse por sí mismo. Debe recibir la verdad, arrepentirse, creer y obedecer por sí mismo. Debe ejercer su voluntad por sí mismo. Nadie puede hacer esta obra por intermedio de otra persona. Nadie puede sumergir su individualidad en la de otro. Cada cual debe entregarse a Dios por sí mismo y por el misterio de la piedad.—Manuscrito 28, 1898

Las mentes de los seres humanos son diferentes

¿Por qué necesitamos de Mateo, Marcos, Lucas, Juan, Pablo y otros autores que dieron su testimonio con respecto a la vida del Salvador durante su ministerio terrenal? ¿Por qué no pudo haber escrito uno de esos discípulos un relato completo para darnos así un informe bien eslabonado de la vida y la obra de Cristo?

Los Evangelios son diferentes, y sin embargo el relato se combina en un armonioso conjunto. Un escritor presenta detalles que el otro no da. Si estos detalles son esenciales, ¿por qué no los mencionan todos los autores? Se debe a que las mentes de los hombres difieren, y no entienden las cosas exactamente de la misma manera. Algunas verdades atraen con mucho más fuerza las mentes de cierta clase de personas y no de otras. Este mismo principio se aplica a los oradores. Algunos dedican mucho tiempo a ciertos puntos que otros tratarían rápidamente o que no los mencionarían para nada. Por eso varias personas presentan la verdad con más claridad que una sola.—Manuscrito 87, 1907

La individualidad no debe ser destruida

El Señor no quiere que se destruya nuestra individualidad; no es su propósito que dos personas sean exactamente iguales en gustos y disposiciones. Todos tienen características peculiares, y estas no deben destruirse, sino educarse, moldearse, transformarse a la similitud de Cristo. El Señor convierte las actitudes y las capacidades naturales, en instrumentos provechosos. En el desarrollo de las facultades que Dios ha dado, los talentos y las habilidades crecen, si el instrumento humano reconoce el hecho de que sus facultades le han sido confiadas por Dios, para ser usadas, no con propósitos egoístas […], sino para la gloria de Dios y el bien de sus semejantes.—Nuestra Elavada Vocacion, 92 (1894).

El respeto mutuo

Cada uno de nosotros tiene una labor que hacer. Podemos ser de diferentes nacionalidades, pero todos debemos ser uno en Cristo. Si permitimos que las peculiaridades de carácter y de disposición nos separen aquí, ¿cómo podemos esperar vivir juntos en el cielo? Debemos tener amor y respeto unos por otros. Debe existir entre nosotros la unidad por la cual Cristo oró. Hemos sido comprados por precio y debemos glorificar a Dios en nuestros cuerpos y en nuestros espíritus.—Manuscrito 20, 1905.

Seamos luz, seamos la sal de este mundo, pero nunca transemos nuestros principios. Que Dios les bendiga.

 

PD. Dada la tematica de ésta historia, tener cuidado al presentarla en la presencia de menores que aún no tengan claridad sobre estos conceptos.

About The Author

Marco Antonio Alvarado Troncoso

Adventista del 7° Día, estudiante [en espera jejeje] de Teología, Ingeniero Informático PUCV. Amante de la teología y la informática, y en búsqueda de la mezcla perfecta entre ambas. Dios al control!!

Link caídos

Nos encontramos en proceso de revisión del material publicado, y necesitamos tu ayuda. Comentanos de algún link caído que encuentres ingesando en el siguiente formulario el link y algún comentario que nos pueda servir de guía. Muchas gracias. Maranatha!


A %d blogueros les gusta esto: