El  multitasking y el cristiano moderno

El multitasking y el cristiano moderno

Supongo que ya has escuchado este concepto “multitasking” o en español “multitarea” donde una persona es capaz de hacer varias cosas a la vez ¿será que esto tiene una inferencia en la vida del cristiano?

Este término proviene de la era de las computadoras y cada día es mas popular dentro del mundo de la informática sobre todo con la llegada de los smartphones y tablets. Se aplica a un sistema computacional que permite ejecutar mas de una tarea a la vez, o dejar aplicaciones en segundo plano, es decir, mientras estoy navegando por Internet, a la vez mi reproductor de música esta funcionando y el computador se actualiza imperceptiblemente.

Aplicado a las personas sucede algo muy similar, personas capaces de hacer varias cosas a la vez; mientras vemos una película, estamos hablando con un amig@ por WhatsApp y ademas estamos barriendo el suelo. Suena muy prometedor, trabajar, divertirse e informarse al mismo tiempo, ¿pero realmente es posible? o una pregunta mejor aun ¿es positivo?

La verdad es que primero, no es posible. “Técnicamente” se puede, y muchas personas de la llamada “Generación M” (M de multimedia) viven un ritmo multitasking, pero por el contrario de lo que ellos creen, esto, no los vuelve mas productivo, por el contrario, aunque realizan mas tareas a la vez, cada una de estas tareas son menos efectivas y con una tasa de errores mayor y finalmente tardas mas tiempo haciendo 3 cosas a la vez que haciendo cada una por separado.

Como cristianos debemos preguntarnos en que nos afectaría vivir una vida así, es más, aveces me pregunto que pasa con aquellos cristianos que su sábado es así, lleno de actividades y resolviendo los problemas de la siguiente actividad, sin poder prestar total atención a la actual actividad. Tenemos que salir de estos ritmos de vida, que solo nos impedirán tener una conexión real y significativa con el cielo y prestar la real atención a la voz de Dios.

“La capacidad de fijar los pensamientos en la labor emprendida es una gran bendición. Los jóvenes temerosos de Dios tendrían que esforzarse por desempeñar sus deberes con reflexiva consideración, manteniendo los pensamientos en su debido curso y poniendo de su parte lo mejor de que son capaces. Deberían reconocer sus deberes actuales y cumplirlos sin permitir que la mente se desvíe. Esta clase de disciplina mental será útil y beneficiosa durante toda la vida. Quienes aprenden a concentrar sus pensamientos en todo lo que emprenden, por pequeña que parezca la tarea, serán útiles en el mundo. “– {MJ 103.2}

A %d blogueros les gusta esto: